en

¿Es posible mantener a los menores alejados del porno?

La respuesta es sí, con herramientas adecuadas y la correcta supervisión de un adulto

La propuesta del Gobierno de controlar el acceso a webs pornográficas mediante una especie de certificado digital ha generado mucha controversia. El objetivo es principalmente evitar que los menores accedan a este tipo de portales cada vez más pronto. A falta de concretar qué medida es la mejor, el escenario sigue generando preocupación en las familias.

En los últimos años, ha disminuido significativamente la edad a la que los padres entregan a sus hijos su primer teléfono móvil. Esta práctica, junto a el uso sin supervisar de internet, ha resultado en un mal uso de estos dispositivos. Como consecuencia, los menores están expuestos a grandes peligros, accediendo a su vez a contenidos inapropiados para su edad como es el caso de la pornografía.

Según los datos del Ministerio de Transformación Digital, los jóvenes españoles acceden por primera vez a páginas de pornografía entre los 9 y 11 años, una franja de edad cada vez más preocupante y temprana. El problema también reside en que una vez que empiezan, mantienen este hábito, pues 7 de cada 10 menores (el 68,2%) consumen de forma frecuente.

Estos datos y la proliferación de sucesos como la creación de grupos de WhatsApp en los que se invita a menores a ver y compartir imágenes sexuales y vejatorias o el aumento de los delitos sexuales han llevado al Gobierno a trabajar en una ley que proteja a los menores de los contenidos violentos y de la pornografía en internet.

Sin embargo, continúa sobre la mesa uno de los debates sobre educación que más titulares ha atraído en los últimos meses: ¿se debe prohibir el uso del teléfono móvil a los niños y niñas?

Para Jorge Álvarez, CEO de SaveFamily, la respuesta es clara: “antes que prohibir, se debe educar”, afirma el responsable de esta empresa española especializada en relojes inteligentes. “Es muy difícil apartar de la tecnología a un menor que ha estado rodeado de ella desde que nació”, explica Jorge Álvarez. “Creo que la clave aquí está en darle las herramientas digitales adecuadas a su edad supervisadas por un adulto y enseñarle a utilizarlas correctamente para que se convierta en un adulto responsable”, añade. 

Los relojes inteligentes son alternativas interesantes a los teléfonos móviles para niños y niñas de entre 8 y 15 años. Estos smartwatches son muy similares a un móvil con la diferencia de que se gestionan a través de una aplicación instalada en el teléfono de los progenitores, de esa manera, cualquier cambio en la configuración debe pasar por la autorización de un adulto. Además, SaveFamily cuenta con el único modelo del mercado que incluye WhatsApp seguro, SaveWatch Plus.

SaveFamily nació pensando en aquellas familias que quieren ir preparando a sus hijos para un uso responsable del móvil o, incluso, que se sienten presionadas porque todos los amigos de sus pequeños ya tienen teléfono y ellos se lo piden insistentemente”, relata Jorge Álvarez. Seis años después, sus productos se exportan ya a más de 20 países y en 2022 vendió 54.000 unidades. “Comprendemos la preocupación de los padres y madres y queremos decirles que no están desprotegidos, ya que existen alternativas para que los niños puedan disfrutar de la tecnología de forma segura e ir aprendiendo a utilizarla de manera responsable para que en un futuro no sean víctimas fáciles de los ciberdelincuentes”, concluye el CEO de SaveFamily.

¿Cómo puntuarías esta nota de prensa?

12 Puntos
voto + voto -

Promociona isabelg

Me encanta la tecnología y ayudo a nuestros asociados a dar más visibilidad a sus notas de prensa y comunicaciones comerciales en las plataformas dealermarket

Deja una respuesta

GIPHY App Key not set. Please check settings

    Más de la mitad de los españoles se plantea un détox digital para tener una relación más saludable con la tecnología

    La UOC rinde homenaje a los microordenadores de 8 bits: un viaje al corazón del retrogaming